Agradecemos nos informen sobre la celebración de Festivales a festivalesflamencos@gmail.com

AGRADECEMOS NOS INFORMEN SOBRE LA CELEBRACIÓN DE FESTIVALES Y CONCURSOS FLAMENCOS

Declaración del Flamenco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

La Unesco declara el Flamenco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en Nairobi 16.11.10

lunes, 7 de agosto de 2017

MANUELA CARRASCO Y JESÚS MÉNDEZ OFRECEN UNA VELADA DEL FLAMENCO MÁS PURO Y MÁS GITANO

La Unión, 6 de agosto 2017. “No soy una diosa, solo soy una gitana que baila” dijo Manuela Carrasco antes de llegar a La Unión.

“Manuela Carrasco en concierto”, es el espectáculo que presentaba en el Festival Internacional del Cante de las Minas, flamenco improvisado, como le gusta a ella, sin ataduras, sin guión. “El arte es arte y ya está” dice la bailaora que baila lo que siente en el momento. Acompañada por Joaquín Amador y Ramón Amador hijo a la guitarra, José Carrasco a la percusión y Ezequiel Montoya, Samara Amador y Enrique el Extremeño al cante, Manuela Carrasco comenzó bailando unos tarantos, siguieron unos tientos a cargo de Samara Amador.

Manuela Carrasco debutó en un tablao sevillano a los 11 años y desde entonces ha sumado numerosos galardones en su carrera como el Premio Nacional de Danza en 2007. Bailaora autodidacta, a los 18 años Juan de Dios Ramírez Heredia la llamó “La Diosa del Baile Flamenco”. Con esa improvisación trabajada, la hija del Sordo encontró en La Unión el ambiente que la inspira para bailar con ese genio que entusiasma al público. Así lo hizo por soleá y con la bulería con la que cerró el espectáculo ante un público que la aclamaba como a una diosa aunque sólo sea una gitana que baila.

Tal vez Carrasco recogió el buen clima que dejó flotando el cantaor jerezano Jesús Méndez, heredero de una larga estirpe de cantaores, entre ellos una de sus inspiraciones, La Paquera de Jérez.


Acompañaban al cantaor Manuel Valencia a la guitarra, y a las palmas Diego Montoya y Manuel Salao. El Cantaor agradeció el recibimiento y explicó lo importante que es para cualquier cantaor poder subir al escenario de un sitio mágico como el antiguo Mercado Público de la Unión. A Jesús Méndez no le gusta definirse como un purista sino como un cantaor clásico, y con flamenco clásico entusiasmó con unas seguirillas y un taranto. 

Echó el resto con fandangos y bulerías que resonaron en toda la sierra minera aunque el de Jerez las hiciera a capella. 

Fuente Cante de las Minas.

Fotos: © manu avilés




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.